La ofensiva crítica contra el “Estado” – y si se propone el socialismo, pues mejor, – arremete y repite como un papagayo mediocre a quien enseñaron sólo una lección, contra el “burocratismo” inmovilista estatal, y con ello hacen un regalo al pensamiento dominante y hegemónico capitalista. Debieran leer esto, aunque, como a ellos no les sirve, pues el papagayo sólo repite y no piensa, pues nos conviene a nosotros saberlo para no caer en el mismo error…
 
“El mito de la burocracia como algo reservado al sector público
“A los americanos les gusta pensar que no son nada burocráticos pero en el momento que dejamos de pensar en la burocracia como algo limitado a las oficinas del estado, nos damos cuenta que esto es precisamente en lo que nos hemos convertido. La victoria final sobre la Union Soviética no llevó al dominio del mercado, aseguró el dominio de las élites y managers conservadores, burócratas corporativos que utilizan el pretexto del pensamiento cortoplazista para acabar con cualquier cosa que pudiera tener consecuencias revolucionarias”. La burocracia corporativa es un lugar que no permite prosperar a los raros. A las personas que piensan en grande.
 
Aunque Graeber expresa admiración por algunas de las visiones científicas de la URSS, no es ni mucho menos un nostálgico de esos tiempos. Lo que pide es romper con la burocracia corporativa que destruye la imaginación. Trabajar en grupos más dinámicos y libres. Una sociedad más igualitaria cambiaría la balanza hacia proyectos que tienen en cuenta los intereses del humano por encima de las élites.”
 
Anuncios